lunes, 29 de agosto de 2011

Serapis Bey: niveles de verdad


Los niveles de verdad son muchos en el mundo; pero todo depende de la gran comprensión interna acerca de lo espiritual, de la evolución alcanzada a través de sucesivas reencarnaciones. Es como una escalera con distintos peldaños para subir, más arriba y más abajo. Todos son necesarios, se encuentra en el normal camino de ascenso, ya que no es posible saltar escalones. En cada nivel mayor de comprensión, se deja atrás lo ya superado, la verdad a medias, todo lo que se tenia por verdad: Errores, equivocaciones. Para volverse más livianos y no cansarse tanto, van soltando cosas hasta que, liberados al fin de todo peso, alcanza la cima, nivel de mayor verdad, luz y comprensión que tampoco nunca es lo máximo.

La Ascensión los libertara para siempre de la rueda de nacimientos y reencarnaciones, de cuantas limitaciones los atormentan. Esto llega al finalizar la existencia material terrestre; es decir: la última vida física. Con la invocación constante a la Presencia, la humanidad avanza, paso a paso, hacia el día de la Ascensión. Mientras tanto, va experimentando un bienestar, una liberación tan grande como nunca antes conoció.


La verdad es única en todo el cosmos; sin embargo, para cada ser humano, hay distintos niveles de verdad según sea su evolución, comprensión, purificación y logros alcanzados. De acuerdo a estos avances, van despertando, subiendo a diferentes etapas de crecimiento interno en Amor, Voluntad, Sabiduría, que elevan el nivel de conciencia y vibración para ir descubriendo verdades superiores, los cuales los ayudaran mucho en la vida, si las ponen en práctica.


La Tercera Dimensión es el medio utilizado para poder transgredir y tergiversar las más grandes verdades. No resulta posible lograrlo en otros planos y dimensiones. Los minerales y vegetales, por estar situados en la Primera Dimensión, son afectados por la distorsión de la verdad que los seres humanos manifiestan, como es el caso de la piedra pirita, de las plantas carnívoras y parasitas que sufrieron transformaciones en negativo. Algo similar también sucede en el Reino Animal, pues la tendencia salvaje de algunas especies se debe, además de la libre escogencia, a su permanencia en el plano y en el nivel de verdad que tenían los habitantes de algunos lugares donde ellos estaban.


Se precisa de un gran esfuerzo por parte de las humanidades que pueblan los mundos de Tercera Dimensión, para elevar sus niveles de conciencia pues ese esfuerzo es, a nivel físico, el único motor que impulsa a las especies menores en su elevación, a las mismas humanidades a su ascenso evolutivo. El ser humano debe estar consciente de la necesaria unión con su Divinidad y la gran importancia de ello, para poder elevar su nivel vibratorio y abrir su mente a la recepción de verdades mayores que lo lleven a una mayor superación.

No hay comentarios.: