sábado, 2 de abril de 2011

Dios Padre y los eventos por venir

Protegeos, orad, recójanse en su interior, en su luz. Sed luminosas para poder protegeros porque si no lo estáis no se verán. 

Peligro para la humanidad entera, para vuestro medio ambiente, para mi creación. Yo os enseñé el amor, la caridad, les di todo para que vivieran felices, para que no tuvieran hambre, para que aprendieran a purificarse. Les entregué mi luz y energía para ayudarlos en vuestro caminar por este planeta hermoso que estaba a vuestra disposición, pero vosotros no estabais contentos, querían y quieren saber más que el Creador, llegar a dominarlo. Otras entidades oscuras llegaron a vosotros y se aliaron y siguieron destruyendo todo lo que yo con amor les había ofrecido. 

Hijos la hora ha llegado. Necesito hijos amorosos, misericordiosos, agradecidos, pero no lo que hay ahora en la Tierra. Todo el cosmos está consternado, todos mis emisarios, mis ángeles, están consternados y siguen transcurriendo las horas como cuando ustedes hacen una bomba y ponen el reloj para que explote en determinado momento. Igual está corriendo el reloj para vosotros. 

Falsos mensajeros les mandan mensajes y no saben distinguirlos porque ese censor está dormido excepto para mis emisarios que han despertado. Aquellos que suplican mi misericordia, aquellos que cada día me agradecen por estar en la Tierra, esos hijos míos, mis emisarios, no tienen que temer porque ni un cabello les será tocado, esa es mi decisión. 

Mi voz está en todos los corazones, escuchadla. Mi voz está en el viento, en todo lo que ustedes ven y tocan y todavía ignoran quién es vuestro Padre, quién es vuestro creador. A lo que les ha llevado el libre albedrío, a vuestra destrucción si es que no despiertan a tiempo y unen esas mentes, esas conciencias para irradiar luz y amor y que ese reloj se detenga y quede inactivo. 

Solamente el hombre sabrá si detener lo que está por venir o dejarlo ser. 

Mi corazón está acongojado. Muchos inocentes sufrirán, las trompetas sonaron, pero tampoco las escucharon. Mis ángeles hicieron sonarlas en toda la Tierra, solamente los que están en meditación, en recogimiento y están centrados en su yo interno son los que escuchan, son los únicos que sienten mi sentir. Estoy en cada uno de vosotros, pero muchos me pisotean y no saben que hay un átomo de mi espíritu en cada uno de ellos. Benditos sean todos los que me tienen en su corazón y conversan conmigo, benditos sean ellos, sus hogares y familiares. Benditos sean aquellos que tratan de salvar mi creación, los llenaré de amor, luz y energía para siempre y serán recordados por los siglos y los siglos y estarán en mis habitaciones. 

Yo vuestro Creador los hice a mi imagen y semejanza pero no para que destruyeran mi creación; igualmente los amo porque son mis hijos. Tenedme en vuestro pensamiento, en vuestro corazón y diario vivir. Todas las horas que faltan, meditadlas. Unirse a mi corazón, a mi luz y energía; el corazón es el amor, por eso digo mi corazón.

Yo vuestro Padre, vuestro Dios y Creador, el alfa y el omega porque todo lo que expelo vuelve a mí, nuevamente os digo que si no despertáis a tiempo tienen que volver en otra oportunidad muy lejana a acercarse a mí nuevamente. 

Solamente darse cuenta que soy Dios y vuestro Padre y que sin mí nada sois, sin mí no existen porque yo los creé. Mi luz queda en vosotras y mi energía en vuestros corazones para siempre. Todo aquel que las mire verá mi luz en vuestro rostro al igual que en todos aquellos fieles representantes de mi verdad.

Hijas amadas siempre estaré hablándoles en vuestro corazón y recordad soy alfa y omega. A Dios


Blanca Zañartu

No hay comentarios.: