domingo, 25 de julio de 2010

° Mensaje de la Madre María a toda la Humanidad °

Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Mis queridos hijos, vengo a ustedes, como lo había anunciado. Mis palabras serán breves. Irán en la misma dirección, por supuesto, de esas pronunciadas por el bien amado Arcángel Miguel.

Desde hoy, estoy más cerca de ustedes, de vuestro Corazón. Muchos de ustedes en este planeta, comienzan a percibir mi Presencia y mi Amor. Otros se unirán a medida que el tiempo avance, al batallón de los que me reconocen. Pronto daré mi anuncio a todos. Este Anuncio es una reconexión, que les permitirá, espero, a muchos de ustedes, volverse hacia nosotros, y por lo tanto hacia ustedes. Para osar ir a lo que son: los Hijos de la Fuente, los Hijos de mi Creación, en esta densidad.

Pronto me dirigiré a cada uno de ustedes, ya sea que lo acepten o no, porque a través de este contacto, que estableceré con cada uno, personalmente, estará la posibilidad alcanzar la Unidad. Pronto, muy pronto, mi hijo se dirigirá por la Vibración a vuestro Corazón y encenderá el Sol en ustedes, si así lo desean. Como el Arcángel bien amado lo dijo: muchos signos aparecerán sobre vuestra Tierra (que es la mía) como en el Cielo. La nueva Luz, auténtica (esa que no ha sido desviada), viene a revelarse a ustedes mismos en dulzura y humildad, en el seno del Fuego de la Verdad y el Fuego de Amor, que permitirá, queridos hijos; si lo desean, alcanzar vuestra Eternidad, uno a uno. Una vez que las últimas claves les sean entregadas, ustedes serán capaces de decidir y de reunirse con lo que vuestra Conciencia misma le dicte.

No se concentren en el ruido del mundo, a la bulla de quienes quieran oponerse a mi llegada y que todavía se niegan a regresar a lo que son. No se preocupen por nada. Céntrense en lo que son, y todo estará bien. Como mi hijo le dijo: Velad y orad, no de esta oración; estéril de la cabeza sino de la oración de su corazón. De nuevo, sean como un niño, humilde y sencillo, ya que la iluminación es sencilla. Es la Inteligencia suprema y es simple. La Fuente ha decretado, como ustedes saben, el fin definitivo de la ilusión. Pero la Fuente también dio a ustedes lo que les ha sido negado por determinadas formas de Conciencia, en este mundo: la libertad. Y ésta libertad, por supuesto, es inalienable.

Así que, irán donde vuestra Vibración los lleve. Vuestro destino se establecerá a partir del momento en que mi Anuncio llegue. Porque en este momento, mi corazón de Madre espera que muchos seres humanos, por la reconexión que estableceré, abrirán, su corazón y decidirán regresar a la Verdad de lo que Son y no permanecer en el seno de la Ilusión. Recuerden, sin embargo, que la Ilusión no es más esta ilusión qué se manifestará con conocimiento de causa, y por lo tanto no será más realmente la Ilusión y el sufrimiento que han experimentado. Tras la entrega de las últimas claves por el Arcángel Metatrón, todo será posible, en cada instante, cada minuto. Ninguno de vosotros, hijos míos, podrá ignorar lo que yo les diré. Yo les advertiré también, en esta ocasión o en otra ocasión (todo depende del número de corazones abiertos, y el número de hijos despiertos a ellos mismos en el seno de su Luz), yo vendré a anunciarles, tres días antes del momento, donde será necesario cesar toda actividad exterior, con el fin de prepararse para lo que muchos de mis profetas han llamado; los famosos tres días. Esto puede ocurrir desde que se instale la Cruz en vuestro cielo, hasta el plazo tope que les ha sido dado por los diferentes Arcángeles. Esto puede sobrevenir y ocurrir en cualquier momento, a cada soplo de vuestra respiración.

Todos los de la Confederación Intergaláctica (y, esencialmente, mi Flota) ajustarán los datos, y el calendario, pero quiero que sepan, como se los ha dicho Miguel, que eso es ahora. No había más demora, no hay más tiempo para esperar y esperar. Es hora de realizar lo que Es. Ha llegado el momento para establecerse en el seno de vuestra Verdad, y en vuestra Luz. Mi Corazón de Madre viene del cielo. Yo, vengo del Cielo, y me van a ver aparecer en vuestro Cielo, y no, como algunos quieren hacerles creer, como una Aparición, sino en la Luz y no de cualquier, ilusión. Vuestro corazón lo sabrá de inmediato, más allá de lo que será percibido, incluso más allá de lo que se hará sentir. Vuestro Corazón Vibrará al unísono con la Verdad que yo manifestaré. Esto está en marcha. Como ustedes saben, volveré al final de vuestro mes de Julio para preparar la Cruz del Cielo. Es posible que haya una diferencia de varios días, dependiendo de las circunstancias de lo que está teniendo lugar, en vuestro Cielo, próximo a vuestra Tierra. Mientras tanto, hay que perfeccionar vuestra preparación para recibir la Luz, experimentar la Paz de la Luz, cualquiera sea el ruido de este mundo.

Como se los han dicho, algunos de los que me acompañan, la Tierra vive su parto, y ustedes están allí para ayudarla, por vuestra Presencia, y por vuestro Corazón. Es asumiendo en ustedes la nueva Tri-Unidad, y acogiendo en su totalidad, la Vibración del Espíritu Santo, la Vibración del Ultravioleta y de la Fuente, que pueden permitir a este parto de llegar a buen término. En este parto, muchos de vuestros hermanos y hermanas se unirán a Cristo en el seno de su Corazón. El tiempo que viven en estos tiempos, y cada hora, es de una majestad particular. Es vuestra responsabilidad, recordar que esto no puede simplemente ser vivido y experimentado fuera del Corazón. Muchas ilusiones de este mundo van a tratar de atraerlos a lo inverso de la Alegría, de la serenidad y de la paz necesaria. De todos modos, sea cual sea su condición, mi anuncio les llegará. No podrá haber ninguna duda, por la Presencia misma de la Vibración en vuestro Corazón. Son ustedes, después quienes deberán, si así lo desean de Alma y de Espíritu, de establecerse en ese Fuego del Corazón. Nadie los obligará. Pero no podrán decir que no lo sabían. Porque, de hecho, incluso hoy, muchos de mis hijos están dormidos, totalmente absorbidos por la Ilusión. Pero las cosas cambiarán con mi Anuncio. Van a cambiar, ya que se volverán más lúcidos sobre nuestra relación y nuestra Presencia. Lúcidos también de lo que es la Verdad y qué es mentira, en ustedes como fuera de ustedes. Ya, algunos de mis hijos despiertos no pueden ser engañados, no pueden participar más de la Ilusión. Dentro de esta nueva claridad, de su precisión y de su profundidad, las cosas les van a aparecer con mayor claridad.

Todas las respuestas estarán dentro de la Vibración de vuestro Corazón. Ninguna respuesta, por otra parte, puede ser exterior. Incluso mi Presencia será Vibrada al interior de vuestro Corazón. Esto permitirá hacer toda la diferencia entre lo que Soy y lo que represento para ustedes, con algunas ilusiones que le han sido sugeridas o impuestas. Muchos de ustedes despertarán entonces en su origen estelar. Numerosos velos caerán, permitiéndoles vivir en humildad y sencillez, la revelación de lo que son, la revelación de nuestra filiación. Será más fácil, también, para recibir Cristo. La separación entre los mundos Unificados y disociados desaparece, cada vez más rápidamente. Las barreras caen una tras otra a fin de acortar la distancia lo más posible entre ustedes y nosotros. Esto se hace ante sus ojos y en ustedes. Como saben, una serie de influencias particulares en su sistema solar, como en el cosmos entrarán en resonancia con ustedes y con la Tierra. Este efecto de resonancia hará que nada pueda ser como antes, absolutamente nada. Ese día y en esa semana, todo cambiará. La mejor forma de atender esto es llevar una vida calma. No tienen nada más de que preocuparse que de estar tranquilos y confiados. No tienen nada más que preocuparse que ser lo que son.

Le deseamos Plenitud, mientras esperamos nuestro reencuentro. Nos gustaría que el máximo de Conciencias recuperen la libertad y la Alegría. Eso que les traemos es la Verdad y la Alegría. Lo que algunos, en esta ilusión, desean que vivan, es en el miedo y la ausencia de Alegría. Ustedes deciden, ahora o después de mi Anuncio, lo que quieran vivir. La Presencia y la Radiación de Cristo están presentes ahora; dentro de la órbita del sol y la órbita de este planeta. Todo el mundo puede dirigirse a él, percibirlo, sentirlo, y esto no es una ilusión. Y de todos modos, ¿cómo podría una ilusión hacer vivir la Vibración de vuestro Corazón? ¿Es imposible?. Es también en esta Vibración del Corazón que se puede aclarar lo que es Verdad y observar lo que es falso. Por lo tanto, como Cristo dijo: no juzgar. Hoy yo os digo también, porque no saben todavía, quiénes son sus hermanos y los que no son todavía, porque no han despertado. Concéntrense en mantener la Vibración. Estén vigilantes y a la escucha. Sigan preparándose. Ya podemos decirles que durante la semana del 7 de Agosto al 15, muchas cosas cambiarán. Ellas tienen un objetivo: ayudarlos a reencontrarse y a reencontrarnos.

Es el fin del aislamiento, el fin del sufrimiento, y el establecimiento de vuestra Presencia en la Alegría, es realmente lo que viene. Pero para vivir eso, deben desbloquear vuestro Corazón, tienen que percibir y Vibrar al interior del Corazón. Para aquellos de ustedes, mis hijos; que aún no están en esta Vibración, no se inquieten. Porque si van hacia esto, con pureza y sin pretensiones, aceptando de verse, no tal como ustedes piensan que se ven; el encendido será facilitado y más fácil. En el corazón, no hay nada que temer, solo hay que dejar morir lo que debe morir. La mejor manera de dejar morir lo que tiene que morir, es no juzgar, y sobre todo respetar a la libertad: la libertad de vuestro peor enemigo (así llamado), la libertad de los que están más cercanos a ustedes, Debido a que cada uno tiene que descubrir la libertad e ir a donde la puerta de esa libertad lo lleve. No pueden y no deben interferir con ningún otro. Esta es la más bella prueba de Amor: dar la libertad.

La expansión que viven de vuestra Conciencia los llevará a experimentar nuevas Vibraciones de las que el Arcángel Miguel les habló largo y tendido, correspondientes a las cinco nuevas Lámparas/Chakras. Las nuevas Vibraciones aparecen dentro de vuestro cuerpo físico. Reflejan, sin duda, la apertura a vuestra nueva realidad. Presten atención, usen vuestra Conciencia y su interés en estas nuevas Vibraciones, que los llevarán a vuestra Eternidad. No hay nada más que prepararse a sí mismos, todo lo demás vendrá por añadidura. Porque cuando ustedes se conviertan en Luz, ninguna sombra podrá existir. Al dar la bienvenida a la Luz de mi hijo, se convierten en él. Por una alquimia especial (oh! cuanto ha sido falsificado por las religiones), mediante la fusión con él, con Michael, y conmigo, se convierten en eso. Estás llamado a convertirte tú mismo en ese ardiente Hijo-a del Sol y ésta Luz. Esto no es una reivindicación a gritar a los cuatro vientos, a los demás, pero es un estado del Ser que refleja, sin dificultad, para sus hermanos y hermanas que no están en ese camino. La Vibración no puede mentir, ella los abre o los encierra; así es. Dentro de esta Vibración, ningún hermano, ni hermana, cualquiera que sea su camino, no podrá mentirles. Lo que dice y lo que hace. Será así entonces el nuevo mundo en este parto de la Tierra, donde, finalmente, el concepto de humanidad, y de fraternidad, va a tomar todo su sentido y su lugar. He aquí, mis queridos hijos las pocas palabras que quería añadir a las de la bien amado Arcángel.

Aquellos que lo deseen, pueden ver por supuesto, eso que significa esta Cruz, en el sentido de la astronomía y también de la astrología porque se refiere directamente a la suerte de la Tierra y de todos mis hijos. Esta Cruz del Cielo, se adjunta a la Luz que viene del Sol Central y la Luz de mi Sol de origen. Recuerden que todas las fuerzas de la Luz que entran en vuestro cielo, no vienen absolutamente a imponer nada, sino a proponerles. De ustedes depende el decidir y disponer. Muchas almas también decidirán de unirse a las esferas de la Eternidad dejando su cuerpo, porque entienden que éste no es nada, que lo importante es el Espíritu y el vehículo del Ser Trascendente-Êtreté. Esto se hará con plena Conciencia y lucidez. No hay nada que lamentar, ningún sufrimiento va haber en relación con esto; que no sean los apegos ilusorios. Respeten la elección de los otros. Respeten la elección de la Madre Tierra. En vuestro Corazón, no puede haber ningún sufrimiento, ningún apego. La libertad es total. Eso venimos a restituir. Como nosotros respetamos vuestra libertad, respeten la libertad de todos, sin excepción. No juzguen ningún camino, ninguna elección. Le pedimos de permanecer despiertos y lúcidos, no juzgar, no condenar o alabar. Simplemente dejar actuar a la Luz en vosotros, como en el otro, independientemente de quién se trate. Tienen que respetar eso.

Disfruten, como ha dicho Michael, del día de hoy, para alinearse con vuestra Presencia, porque, en esta Presencia, hay alegría, y no puede haber sufrimiento, ni apego, ni temor, ni miedo. Todo está en calma. Vayan a esta Paz. Eso es lo que mi corazón de Madre puede decirles. Todos esperamos de usted, la mejor elección. Una vez más, vamos a respetar todas las elecciones, sin excepción. Mis queridos hijos, si todavía tienen alguna pregunta, puedo aportarles Luz adicional, respetando el hecho de que lo que debe ser revelado para la Cruz en el Cielo, no se hará hoy, porque es importante que usted llegue a su propia maduración en relación a eso. ¿Tienen alguna pregunta?

Pregunta: ¿En qué forma se hará vuestro Anuncio?

Será, sobre todo, Vibratorio, por mi Presencia y en ese momento, usted entenderá lo que significa reencontrar a vuestra Madre y de Vibrar la reconexión. Cada uno me escuchará con claridad. Este mensaje se dará a todos, sin excepción. Así quieran o no escucharme, que les guste o no, no puede ser de otra manera. He ahí el tenor, de este Anuncio, que por supuesto, no se puede revelar ahora, pero será de alguna manera, un gran choque, pero un choque de Amor. En ese momento, ustedes serán completamente conscientes de su propia elección. Muchos de mis Mensajeros comienzan a sentir y vivir mi Presencia. Porque estoy presente en ellos y han revelado mi Presencia. Como Madre, no estoy solamente en el Cielo, en otra Dimensión, también estoy presente en cada uno de ustedes, como está el Cristo y como está Miguel. Estamos presentes en ti, en el interior, en vuestro Corazón. Habrá un punto, en que toda la humanidad se dará cuenta de esto. No vengo a obligar a nadie, vengo simplemente a recordarles vuestra existencia, a fin de permitirles pasar en el Ser y en la Verdad.

No tenemos más preguntas. Le damos las gracias.

Mis queridos hijos, les deseo lo mejor. Y lo mejor que puedo desearles es de encontrar la Luz. Es mi deseo de Madre. Nos vemos al final de vuestro mes de Julio, muy probablemente entre el 27 y el último día de Julio, cuando yo les daré nueva información sobre esta Cruz y lo que significa, en usted, como en este mundo. Mientras tanto, les ofrecemos el Amor de la Luz, el Amor de mi hijo; de Miguel y el mío, a voluntad y a saciedad. Mi Amor de Madre los acompaña. Vengo a ustedes, prepárense. Los amo.

Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez

No hay comentarios.: