miércoles, 30 de junio de 2010

La Verdadera Vida, por el Amado Maestro Jesús

13 de Junio de 2010
 
Cuando la Vida es vivida sin las trampas de las sombras de las ilusiones se va adquiriendo una gran simpleza y aquello es la verdadera vestidura de las galas de todos los Seres realizados dentro de su propia Divinidad.

Cuando me referí en más de una oportunidad a las “Mansiones de mi Padre de los Cielos” donde podían habitar los puros de corazón, aludía a la forma de encauzar sus propias vidas, tomando un buen tiempo para la contemplación y la introspección con el fin de unirse conscientemente a la Vida interna.
¡TODA VIDA ES ENERGÍA Y ESA ENERGÍA ES CONSCIENTE Y OMNIPODEROSA!
El Ser Humano, tal como está desarrollado en la actualidad, con la configuración perfecta de sus cuatro vehículos de expresión, está absolutamente capacitado para ejercer su perfecta Maestría, una vez teniendo el suficiente dominio y ejercitado gobierno sobre ellos, los cuales en conjunto conforman su personalidad.
¡Es tan inmenso y relevante el desafío y la oportunidad de estar presentes en estos tiempos dentro de la experiencia de la vida concreta o la encarnación, ya que pueden lograr en esta vida presente los más grandes estados evolutivos e incluso la anhelada Perfección, si sólo se dejaran guiar completamente por el impulso cósmico de Sus conciencias Superiores (Cristo interno) y calificaran correctamente la inmensa cantidad de energías que están constantemente siendo descargadas hacia esta Tierra y que van cada vez más aumentando en una celeridad que es muy difícil para ustedes calcular!
En aquellos remotos tiempos, cuando pisé esta bendita Tierra, la evolución humana contaba sólo con ciertas descargas específicas de energías y conocimientos muy limitados para acceder a los Reinos Divinos, por tanto en esa época lenta de escasas oportunidades vine entre otras cosas a establecer en los éteres de la Memoria Akhasika de este mundo el récord de Mi Resurrección y Ascensión, grabándose toda esa Fuerza-Luz en Mi Propio cuerpo causal, el cual a los siete días después de Mi Victoria y Liberación también abandoné para que quedara depositado en el Cuerpo Causal de la Tierra y así este Amado Planeta pudiera elevarse a octavas de mayor Luz y se hiciera desde entonces posible una mayor oportunidad para aquellos Seres perfeccionados, quienes pueden ahora lograr más fluidamente el Grandioso estado de Su Propia Ascensión.
Cada uno de ustedes dentro de sus propios mundos puede hacer lo semejante, elevando sus octavas vibratorias al punto de ir conformando más perfectamente su propia esfera causal, viviendo y practicando a diario cada una de las virtudes de los Siete Rayos del Padre-Madre Creador.
¡Unjo en sus frentes la bendición del Amigo fiel y compañero Eterno!

¡YO SOY, JESÚS!

No hay comentarios.: