miércoles, 21 de abril de 2010

“EL JUEGO”, por Sanat Kumara

Amados seres, les traigo el más caluroso saludo desde el Gran Sol Central de la Galaxia. Éste es Sanat Kumara, y hoy me gustaría compartir con ustedes alguna información adicional acerca de lo que están experimentando en el plano terrestre. Hace eones de tiempo, cuando se les preguntó si a ustedes les gustaría “jugar un juego”, todos ustedes, como expresión de un conjunto de almas ansiosas, sin siquiera pestañear una de sus amorosas pestañas celestiales, inmediatamente dijeron “¡Oh, si!”. Y casi simultáneamente partieron hacia la Tierra.

Hasta ahora han pasado eones y eones de tiempo en el que ustedes han estado aquí, jugando lo que nosotros llamamos “El Juego”. Por supuesto, ustedes vinieron para vivir y atravesar determinadas experiencias sobre la Tierra, vale decir, -todas las muchas y muchas delicias de vivir en este Planeta- incluyendo los problemas, el aprendizaje de sobrevivir sin saber quienes realmente eran en esencia, y haciéndolo de todas maneras, sumergiéndose profundamente en la plena experimentación de la dualidad terrena. Por supuesto, cada vez que encarnaban, ustedes llegaban a estar más y más cautivados por el “juego”, y, consiguientemente, más y más atrapados por el mismo.

Cuando, en su percepción colectiva, sintieron que no había forma de salir o abandonar el “juego”, nosotros escuchamos un gran gemido que emitían sus almas, unos gritos que pedían ser liberados de la rueda terrestre de la muerte y la reencarnación. Y sus gritos dieron lugar a que se iniciaran muchas y muchas conferencias celestiales, así como profundas discusiones con el Creador acerca de la situación difícil en la que ustedes se encontraban. De ahí se divisó un plan evolutivo y ascensional totalmente nuevo, para ustedes y para la Tierra, uno que nunca antes había sido ofrecido, vale decir, una nueva forma de Ascensión para el planeta, el cual comenzó a ponerse en marcha a partir de la llamada “Convergencia Armónica”, la cual tuvo lugar en la Tierra, en fecha 17 de julio de 1987, algo que, hoy por hoy, les está dando a ustedes, almas encarnadas, una amplia oportunidad para que puedan experimentar la Ascensión a niveles superiores de conciencia.
Hace muchísimo tiempo atrás, vinieron a la Tierra muchos Seres Superiores, a crear la conciencia del cuerpo y el alma. Por supuesto, ellos tomaron una forma física para crecer, para aprender, así como también, para desempeñar determinados roles, en síntesis, para atravesar específicas experiencias que sólo en la Tierra las podían experimentar. Y aquellas almas que vinieron a la Tierra para seguir por el sendero de la iniciación hacia su propia maestría en el plano físico, eventualmente pudieron completar eso, y, luego, ellos partieron porque ésa era la forma en la que debían hacerse las cosas. Entonces, estos Seres Superiores vinieron a la Tierra, aprendieron, crecieron, experimentaron, vivieron determinadas iniciaciones y luego ascendieron y se fueron, completando así, sus experiencias en el plano físico.
Durante eones, las civilizaciones se elevarían hacia la gloria y luego decaerían hacia las profundidades, e, incluso, desaparecerían todas en conjunto. Periódicamente, la Madre Tierra iniciaría su propio ciclo de purga mediante cambios catastróficos en su cuerpo, los cuales serían similares a cuando se borra un pizarrón, limpiando bien la superficie para comenzar a escribir de nuevo, otra historia. Y luego, ella descansaría por un tiempo, después de sus agotadores trabajos. Y así, luego vendría la próxima ola de seres y ellos experimentarían otra época con diferentes tareas de aprendizaje y, finalmente, las cosas se deteriorarían, y, otra vez, las civilizaciones desaparecerían, se presentarían las destrucciones catastróficas y, nuevamente, la Madre Tierra podría entonces descansar de sus pesados trabajos.
Y, así, ése fue el proceso, o, si quieren, ésos fueron los ciclos que vivió la Tierra durante las diferentes edades, vale decir, en diferentes épocas de tiempo, que ustedes podrían decir, en diferentes dimensiones con diferentes formas de experimentación del tiempo, el espacio y la densidad. Durante su estancia aquí en la Tierra, ustedes han experimentado mucho y han absorbido toda su experimentación dentro del núcleo central de su propio ser.
Lo anterior, me trae hoy hacia el actual Plan Divino, ya que en lugar de dejar que una vez más, la Madre Tierra siga esta rutina de conclusión de un ciclo, esta vez, en los más altos niveles Celestiales y Espirituales, se ha decidido que se daría la oportunidad de efectuar la Ascensión del Planeta Tierra, conjuntamente todos sus seres que viven en ella. De otra forma, se habría seguido la forma usual de conclusión del actual ciclo, con guerras y un caos masivo, así como con destrucciones catastróficas producidas por terremotos y erupciones volcánicas, y, tal vez, incluso, asteroides golpeando la Tierra. Y, en estos tiempos, tal vez, nosotros pudiéramos ver qué milagros podría producir el Espíritu en el plano terrestre.
Así, quienes nos encontramos en las dimensiones más elevadas, veríamos si habrían suficientes seres encarnados en el plano terrestre, los cuales serían capaces de elevarse a si mismos, para luego, de verdad, poder influenciar a todo el planeta hacia una forma de vida más elevada, una forma de ser más elevada, por más pequeño que sea el número de almas reencarnadas habilitadas para proseguir con ese propósito.

Hace eones del tiempo, cuando los Cielos convocaron a todos los Espíritus Voluntarios que deseaban experimentar la evolución en el marco de la dualidad, en el nuevo y hermoso Planeta Tierra, se lo hizo a través de una amplia difusión a lo largo y ancho de los distintos Universos. Y, así, ustedes respondieron positivamente a dicha convocatoria y, de esa manera, están hoy aquí, viviendo su sueño de poder completar la Ascensión física, una vez concluido su Ciclo de Evolución en la Dualidad. Éste es un regalo hermoso que los reencarnados que hoy viven en la Tierra, lo trajeron consigo a tiempo de asumir su actual reencarnación.
Recuerden que, en estos tiempos, se está intentando seguir un nuevo sendero hacia la Ascensión del Planeta. Esta vez, en lugar de completar las iniciaciones y elegir dejar el Planeta, la elección de este momento en el que están atravesando una Sexta Iniciación es la de permanecer aquí -para ayudar a otros- con su propio proceso de Ascensión. En realidad, todos ustedes son Maestros de estos otros reencarnados. Nunca olviden que, en estos tiempos, ustedes están aquí para enseñarles a aquellos reencarnados que aún no han despertado, A CÓMO SALIR O DEJAR EL “JUEGO” DE LA DUALIDAD, un “juego” que todos ustedes lo han estado practicando, por muchos eones del tiempo. Ésa es su misión principal. Aparentemente, ustedes pensaron que era otra cosa, ¿no es verdad? Y, por supuesto, hay muchas formas que ustedes han elegido para expresar sus ofrecimientos de cooperación en estos tiempos, al despertar de otros seres humanos.

Con relación a este último aspecto, concretamente, me estoy refiriendo al tipo de ayuda que podrían brindar a estos otros reencarnados aún no despiertos, la misma que consistirá básicamente, en la utilización de sus dones y talentos que trajeron consigo en su actual reencarnación, todos ellos, a ser expresados de muchas maneras diferentes. Ustedes saben cuáles son ellos. Naturalmente, ustedes están involucrados en ejecutar el cumplimiento de su misión principal comprometida para estos tiempos, básicamente, enseñando y sanando a otros, preparándolos para la Ascensión.
Queridos: En la medida en que el despertar de las masas se acelere, ustedes notarán que estarán sometidos a una mayor exigencia, vale decir, a una mayor demanda, a un mayor requerimiento de asistencia y apoyo por parte de aquellos que recién estarán despertando a la par de los nuevos cambios y transformación que estará viviendo el Planeta Tierra. Existirán tantos y tantos seres encarnados que necesitarán ser sanados de las heridas acumuladas adquiridas, fundamentalmente, debido al tiempo prolongado que estuvieron involucrados en la arena del “juego” de la dualidad. Ellos estarán confiados en la ayuda que recibirán de ustedes, como resultado del cumplimiento de vuestros contratos y acuerdos suscritos, antes de que reencarnaran en este mundo.
En todos los otros niveles de su ser, ustedes han elegido las herramientas que utilizarán para ayudar a despertar a otros, primeramente, a que puedan darse cuenta de que ésta su vida en el ciclo de la dualidad sobre el Planeta Tierra, es simplemente un “juego” que lo están jugando. En segundo lugar, ustedes deberán enseñarles a quienes aún no han despertado, a cómo salirse del “juego”, ya que se ha decidido que este “juego” ha terminado, pese a que la mayor parte de la humanidad, aún continúa jugando este “juego de la dualidad”. Lamentablemente, hay muchos seres humanos que no saben que el “juego de la evolución” en el ciclo de la dualidad, ha terminado. Ellos no han escuchado el silbato final que dio por concluido dicho “juego”. Todo lo que estas personas continúan escuchando son los sonidos de los tambores del “juego”, así como los gritos de aliento de las multitudes, la competencia y las voces de las gentes, alentándolos a que sigan adelante participando del “juego”.
Sin embargo, ustedes que ya están despiertos, se han dado cuenta que el “juego” ya ha terminado. Mientras más se introduzcan en el centro de su ser, estarán más aptos para salir de este “juego”, y, así, dejar la dualidad. Esto es, nada más ni nada menos, tal como solía ser en los grandes templos de la Atlántida, de Egipto y de la Lemuria. Todo esto lo podrán apreciar más claramente, cuando finalmente se den cuenta de quiénes realmente son, y, entonces, el “juego” habrá concluido. Mis Queridos: Es tan simple como eso. Entonces, depende de ustedes el hecho de decidir si quieren seguir jugando el “juego”, pero tomen en cuenta que la diversión del “juego” como tal, ya ha terminado. Cuando ustedes sepan quiénes realmente son, la diversión del juego habrá acabado. Entonces, tendrán la tendencia a sentirse intranquilos y aburridos. En el pasado, en los tiempos de la Lemuria y de la Atlántida, muchos seres espirituales simplemente se fueron, retornando a sus hogares estelares situados en mundos diferentes, o, simplemente avanzaron hacia otras experiencias.
Ahora, en estos tiempos, ustedes están enfrentados a un gran desafío, es decir, el despertar al conocimiento de su verdadero ser, y continuar -de cualquier forma- en el Planeta Tierra, en sus actuales cuerpos físicos, pese a que podrían sentirse ya agotados, intranquilos o aburridos. Yo les quisiera recordar que éstos también son los convenios que están cumpliendo, aquellos asumidos por ustedes antes de reencarnar en esta Tierra, previamente a que graciosamente saltaran e ingresaran dentro de estos “trajes” de sus cuerpos físicos que actualmente los llevan consigo.
Y, así, hoy, ustedes se encuentran aquí para llevar a cabo su misión, consistente en enseñar a otros seres humanos, A CÓMO SEPARARSE DE ESTE “JUEGO” DE LA DUALIDAD, para que ellos puedan entrar al centro de sus seres, y, así poder descubrir, quiénes realmente son. Y, por supuesto, en la medida en la que ustedes tengan éxito en despertar a la mayor cantidad de seres humanos, con base en la utilización de todos sus esfuerzos, más y más personas se separarán y dejarán el “juego” de la evolución dentro del ciclo de la dualidad, poniéndose “a tono” con los requerimientos para la próxima Ascensión. Consiguientemente, ellos -los seres humanos que próximamente despierten- como resultado de la labor que desempeñen los actuales seres humanos ya despiertos, se sumarán a los contingentes humanos -preparados y despiertos- habilitados para proseguir el sendero de la Ascensión.

Ahora, es posible que, en ese punto del proceso, muchos -por una u otra razón- puedan elegir abandonar la vida física. Sin embargo, muchos, muchos, también elegirán quedarse para ayudar con la Ascensión, retrasando así su propia experiencia de poder participar de la gloriosa Ceremonia de la Ascensión. Por su parte, muchos otros también elegirán irse del Planeta y abandonar este proceso de grandes cambios y transformaciones, porque sencillamente no estarán en condiciones de separarse del “juego” de la dualidad, o, en su defecto, se habrán cansado de participar en él. Consiguientemente, es posible que ellos hayan hecho acuerdos diferentes. De todas maneras, debe quedar claro que a estos seres, se les dará la oportunidad de continuar el mismo “juego” de la dualidad, pero, en otro lugar, no así en el Planeta Tierra, porque sencillamente, este mundo ya no estará jugando a la dualidad.
No olviden que el Planeta Tierra tiene un destino diferente, y, ustedes, los Trabajadores de la Luz, están creando este maravilloso futuro para la Madre Tierra y para ustedes mismos. Ustedes están llegando a ser conscientes de quiénes son, y están viviendo dicha experiencia, mientras aún permanecen en la actual densidad, muy característica de la actual Tierra. Éste es un experimento asombroso que ustedes están próximos a concluirlo.

Estamos felices de poder informarles que ustedes están haciendo un constante y sostenido progreso, al lograr anclar la Luz, con base en los muchos grupos de Trabajadores de la Luz alrededor del Planeta, los cuales sustentarán a la Nueva Tierra en estos tiempos de transición, junto a todas las otras formas de vida que viven en su superficie, vale decir, a aquellos seres que decidieron quedarse, los que desean elevar sus vibraciones, cuando menos, a niveles que permitan mantener la paz con la Madre Tierra.

No olviden que al margen del reino hominal, el grupo de seres vivos que acompañarán al Planeta en la Ascensión, también incluye a aquellos seres que pertenecen a los reinos, vegetal y animal, porque naturalmente, muchas otras especies habrán elegido irse y no estarán presentes en la Nueva Tierra. Libérenlas a todas las especies pertenecientes a estos reinos, con mucho amor y agradecimiento. Adicionalmente, habrá que aclarar que aquellos humanos que estén en condiciones de elevar aún más sus vibraciones, podrán experimentar muchas maravillas mientras aún permanezcan en el plano físico.
Mis Amados: Recuerden que ustedes están aquí presentes, en estos tiempos, básicamente, como maestros y sanadores. Ése es el papel que eligieron antes de encarnar en esta Tierra, como una forma de expresar sus dones, sus talentos, digamos, su “modus operandi”, para ayudar a otros a salir del “juego” de la dualidad. Evidentemente, ustedes están atravesando su propio despertar espiritual para poder incrementar sus experiencias y comprensión del propio proceso del despertar como tal.

La mayor parte de la humanidad ha olvidado quiénes son, lo cual les ha hecho moverse hacia escenarios de miedo, particularmente, frente a aquellos eventos que actualmente están sucediendo en su Planeta. Más allá del “juego”, dichos seres humanos no pueden ver absolutamente nada, en razón a haberse dejado absorber mucho por éste. También hay muchos seres humanos que simplemente disfrutan de estar jugando el “juego”. Sin embargo, cuando ustedes los hayan despertado lo suficiente, puede ser que ellos comiencen a sentirse aburridos, y, en ese punto, es posible que se conviertan a sí mismos, en maestros y/o sanadores. En otros casos, debido a ese su aburrimiento, podrían abandonar el Planeta en busca de reinos más elevados.
Con seguridad, al mismo tiempo, existirán muchos otros seres humanos que desarrollarán sus habilidades mágicas, lo que los convertirá en magos, quienes -dentro de su conocimiento- verán qué es lo que pueden crear, vale decir, qué es lo que pueden llevar a su manifestación por ellos mismos. Y, por supuesto, algunas cosas les saldrán bien, mientras otras no saldrán como lo habían esperado. Como comprenderán, todo ello es parte del proceso de aprendizaje.
En estos tiempos, recuerden que por derecho propio y en forma acelerada, ustedes se están convirtiendo en -dioses creadores- y, consiguientemente, tienen que aprender a asumir las consecuencias de lo que están creando. No olviden que tienen que aprender cómo funciona el proceso de la creación. Ustedes no pueden moverse libremente por el Universo, hasta que hayan aprendido cómo debe procesarse la manifestación de sus creaciones, es decir, hasta que hayan aprendido todo lo necesario acerca de la creación.
Mis Amados: Ustedes tienen el poder de cambiar al Planeta. Ahora, ustedes están aquí porque éste es el servicio que eligieron. Éste es vuestro tiempo para estar sobre el plano terrestre en su actual cuerpo físico. Han venido aquí con un propósito específico, y ustedes llevarán a cabo su propósito, ése de ayudar a elevar al Planeta, hacia las vibraciones más elevadas, elevándose simultáneamente -a ustedes mismos- hacia las vibraciones más altas, concluyendo así, su participación en “El Juego”.
Y llegado el momento de la Ascensión, cuando los veamos a ustedes elevarse hacia dimensiones superiores, los vamos a aplaudir enormemente por su maravillosa victoria. Entonces, habrá una gran celebración con mucho festejo y alegría. Por eso, mis muy Amados, les recomiendo que permanezcan aferrados, con la mayor convicción, al curso actual de su transición hacia la Ascensión. Ustedes son más preciados de lo que se imaginan. Acepten ahora el amor infinito y las maravillosas bendiciones que fluyen hacia ustedes, desde el corazón del Gran Sol Central de nuestra Galaxia.

Éste es Sanat Kumara.

Muchos se sentirán atraídos a este lugar. Algunos vendrán a compartir y otros a recibir. Algunos vendrán fuertes en su verdad y otros inseguros, cuestionándose porqué están aquí, preguntándose acerca de qué trata todo esto. Podemos crear un espacio para el crecimiento espiritual y su comprensión. Dejemos que haya algo único aquí, para inspirar y confortar a cada alma, y así es.

Namaste: Una antigua palabra Sánscrita que significa: “Yo honro este lugar dentro de ti, donde reside todo el Universo. Yo honro este lugar dentro de ti, lleno de Amor y Luz, de Verdad y Paz. Cuando usted se encuentre en ese lugar dentro de usted mismo, y yo me encuentre dentro del mío, entonces sólo habrá UNO sólo en nosotros.

Mensaje Original Canalizado por Por Carolyn J. Holtgrewe

No hay comentarios.: