miércoles, 13 de enero de 2010

Ninguna respuesta está fuera de los límites de nuestra realidad

¿Estoy aprendiendo mis lecciones? ¿Cómo puedo constatar que la respuesta que recibo es para mi mejor resultado? ¿Qué pasa si simplemente estoy tomando un atajo? ¿Cuándo alcanzamos el nivel de percepción en el que podemos confiar en la respuesta y saber cuál será el próximo paso? Mis respuestas solamente funcionan para mí, pero voy a compartir el proceso con cualquiera que esté dispuesto a escuchar.

Con ayuda de mi compañero espiritual, he llegado a la comprensión de que todos tenemos las respuestas, y que no están lejos de nuestro entendimiento. De verdad, todo lo que necesitamos saber se halla dentro de nuestra realidad. Nada está fuera de los límites. Si esto es así ¿entonces por qué no estamos manifestando nuestros deseos?

Las respuestas a nuestras preguntas son todas como piezas de un rompecabezas. Cuando tenemos el deseo básico de algo, entonces tenemos que conocer y abrazar el resultado deseado. En otras palabras, la claridad es parte del rompecabezas. Verán, tenemos que saber, sentir y percibir el resultado. Con esta percepción en su lugar, ya tenemos el deseo emocional de obtener la plenitud de lo que fue un simple pensamiento, y las piezas del rompecabezas comienzan a unirse.

Aquí los atajos no son una opción. Todo se reduce al concepto de los “cinco pasos o cincuenta”, haciendo lo que sea necesario para llegar a lo que desemaos. Si no han manifestado lo que desean, no han hecho el viaje del cinco o cincuenta. Para explicarlo de otra forma, si ustedes piensan que están tomando un atajo, probablemente lo están haciendo. Hagan el viaje del del cinco o cincuenta. Recuerdo, nada en absoluto está fuera de alcance y solamente tienen que comprometerse a hacer lo que haga afalta. Hagan eso y recibirán lo que se merecen.

"Como es adentro es afuera, como es arriba es abajo"
"tu lo has creido, tu lo has creado"

No hay comentarios.: