viernes, 17 de agosto de 2007

Perú: Terremoto de 7,9º Richter deja más de 500 muertos



La gente busca desesperadamente a parientes y amigos. Pero las líneas de teléfono están colapsadas. Y la formación de grietas en las principales rutas dificulta el tránsito. El temblor, de 7,9 grados en la escala de Richter destruyó a la ciudad de Pisco en un 70% de su infraestructura. También sufrieron gravísimos daños las localidades de Ica, Chica y Cañete.

El paso de las horas permitió comprender la magnitud de la destrucción tras el violento terrmoto: al menos 500 muertos y más de 1.000 heridos es el balance esta noche del sismo que sacudió ayer buena parte de Perú.

El mayor número de víctimas hasta el momento corresponde a la ciudad de Pisco, una de las más afectadas por el temblor de 7,9 grados en la escala de Richter, en la que se teme que haya muchos más muertos después de que una iglesia abarrotada se hundiera, sepultando a los fieles.

La dramática situación se vivió en el templo de San Clemente, cuando la cúpula cayó sobre los feligreses que se encontraban en misa a la hora del terremoto. Un grupo de socorristas trabajaba para intentar rescatar personas bajo de los escombros. "Estamos recuperando gente. Estaban en plena misa y eso produjo muchas víctimas, pues el edificio se cayó completamente. Ya encontramos supervivientes y seguimos trabajando en ello", señaló el jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil, Luis Felipe Palomino.

El alcalde de Pisco, Juan Mendoza, graficó la difícil situación con testimonio dramático en medio del llanto. "La ciudad está destruida en un 70% y tenemos cientos de muertos regados por las calles. Tenemos cientos de muertos regados por las calles, heridos en los hospitales; esto es totalmente indescriptible", agregó entre lágrimas. "No tenemos agua, no tenemos comunicación, las casas se han caído, las iglesias están destruidas", señaló tras pedir urgentemente ayuda médica del gobierno para su ciudad, de unos 130.000 habitantes.

Decenas de cadáveres yacían en las calles cubiertos por mantas. No hay agua potable, las comunicaciones están cortadas y de muchas casas sólo quedan escombros. El panorama desolador se extendió al departamento de Ica donde hay cerca de 70 muertos y 800 heridos. "Necesitamos medicinas, tiendas de campaña, víveres y toda la ayuda que puedan otorgar. Estamos trabajando, visitando los distritos donde hay fallecidos y por eso el aporte responsable del gobierno es importante", dijo el alcalde de Ica.

En Lima también se vivieron escenas de horror después de los largos minutos de temblores y las réplicas más leves. Hubo dos muertos, en ambos casos por infartos cardíacos derivados del pánico. Ante el alerta de un tsunami, hasta se ordenó la evacuación del barrio de la Punta, cerca el puerto de Callao, dado que se encuentra al nivel de la costa.

En la capital no funcionan los teléfonos, aunque se mantiene el suministro de agua y luz. Anoche, la gente se echó correr por las ante la gran magnitud del terremoto. Las sirenas de la Policía y los bomberos retumbaban en toda la ciudad. Los embotellamientos de autos y los bocinazos para abrirse paso eran actos que se repetían en cada esquina.

En la ciudad de Chincha los hospitales no dan abasto. Hay edificios destruidos, carreteras destrozadas y personas durmiendo a la intemperie. El presidente Alan García decretó el estado de emergencia en las zonas afectadas. La ayuda internacional no tardó en expresarse empezando por Chile, Bolivia, Ecuador, México, Colombia, España y Francia que fueron los primeros países en solidarizarse y anunciar coordinaciones para el envío de ayuda humanitaria. En tanto, el gobierno argentino expresó hoy su solidaridad y prepara un paquete de ayuda.


No hay comentarios.: