martes, 10 de abril de 2007

El agua, elemento espiritual


Un reciente artículo en al revista Más Allá sobre la naturaleza del agua en el que se entrevista al Doctor Masaru Emoto, en dicho artículo muestran las diferencias existentes entre el agua contaminada y la pura por medio de la cristalización de la misma, la pura se cristaliza de forma ordenada y la contaminada tiene una cristalización menos ordenada, pero también y mucho más interesante parece la influencia de las palabras que pronunciamos cuando el agua se cristaliza, palabras consideradas desfavorables impiden una cristalización ordenada, mientras que las palabras favorables influyen en una cristalización ordenada del agua, esto unido a los resultados de experimentos realizados hace décadas en Austria y algunos países europeos sobre la influencia del campo astral en el agua nos da la certeza de la naturaleza espiritual del agua y su influencia en los aspectos más misteriosos y profundos de la vida.

Las investigaciones sobre la influencia del campo astral en líquido elemento consistían en estudiar un posible comportamiento de la molécula de agua ante diferentes configuraciones astrológicas, ya en aquélla época se comprobó que los consideradas configuraciones astrológicas inarmónicas, y en particular destacaban las del Sol y Urano, alteraban la tensión superficial de la molécula de agua, rápidamente pensamos que nuestro cuerpo está compuesto en más del 70% de líquidos, y parece que así es, la experiencia ha demostrado que las personas afectadas por ciertas configuraciones astrológicas ven alterada su conducta y comportamiento, pierden el control sin razones aparentes que puedan explicarlo. El agua siempre se ha considerado un elemento imprescindible para la vida, pero parece que también tiene la función de preservar o grabar la información que irradia la vida, emociones, pensamientos, pasiones, etc, actúa a modo de grabadora, como un medio en que todo deja huella, el agua parece estar dotada de una cualidades y características especiales que le permite interrelacionarse con el entorno, da la sensación de que es sensible al entorno y éste se graba sobre el líquido vital. La plasticidad y la mutabilidad de la misma nos hace pensar varias opciones, estamos ante unas reacciones químicas de distintos niveles que afectan a la forma y organización molecular, o el agua contiene “microorganismos vivos” que son sensibles al entorno y su respuesta afecta a la estructura del agua, o ambas cosas, es posible que sólo sea un elemento plástico capaz almacenar información, seguro que aparecen muchas preguntas cómo, qué, por cuánto tiempo se almacena dicha información, las respuestas requerirán una profunda y rigurosa investigación, dado que para mayor complejidad el agua cambia de estado según la temperatura ( diferencias de la energía del entorno) y probablemente esto afecte al tipo y tiempo que puede durar grabada la información en el caso de que este tiempo sea limitado.

El elemento agua se asocia a ciertas funciones psíquicas del ser humano como los sentimientos y las emociones, éstas deben de permanecer en cierto orden y proporcionar una dirección de referencia que nos sirva de equilibrio, esto contribuirá a que el agua de nuestro cuerpo esté ordenada de la mejor manera posible y viceversa.
La salud física y psíquica considerando lo anterior dependerá en gran manera de la tendencia al orden y la estabilidad del campo superficial de las moléculas de agua. Es evidente que todos los líquidos al igual que el agua tienen que tener ciertas propiedades físico químicas para ser saludables, pero quizá ahora tengamos que hacer consideraciones más sutiles. En primer lugar no hay duda de que el agua de mayor calidad será aquella que gestiona la propia naturaleza en sus tres estados físicos; líquido, sólido y gaseoso, probablemente, cada uno de los tres estados puede actuar como renovación y filtro de las impurezas en el estado anterior. En el estado líquido las moléculas de agua conviven unas con otras participando de gran movilidad, siendo su estado más natural, o por lo menos en el que manifiestan mejor todas sus propiedades plásticas, y probablemente el que mejor se impregna y transmite información. Esta capacidad para absorber y grabar información del agua ha sido utilizada por la homeopatía en muy altas diluciones, en las que existen muy pocas moléculas del medicamento, llegando incluso en algunas a no existir molécula alguna del medicamento, pero si es cierto que en el líquido ha quedado grabada la información referida a dicho medicamento siendo este muy eficaz en ciertos casos.

En el estado sólido el elemento acuoso se mantendrá fija, la información quedará retenida, pero es muy probable que una vez haya pasado el proceso de solidificación la información en función del tiempo la grabación sea más intensa, y debido a la plasticidad del agua la tendencia sea a buscar la ordenación que tenía en el estado anterior, así como su forma y huellas grabadas.

Existe la opinión de que el agua de los deshielos es más saludable, e incluso que alarga la vida.

En estado gaseoso las moléculas de agua tienden a la dispersión y ello también parece favorecer el desorden y el caos al perder contacto unas moléculas con otras o al aumentar su distancia, las razones de esto son complejas, pero al parecer el agua y su plasticidad tienen diversos comportamientos en función de la cantidad y el movimiento de la misma.

No deja de ser causal que los ambientes húmedos sean menos saludables, más extraños, raros, en los que nuestra mente más fácilmente percibe sensaciones que tienden a distorsionar la interpretación de la realidad, la noche independientemente de otros elementos es más húmeda y parece más propicia a las sensaciones extrañas.

Probablemente decir que el agua es un vehículo de información puede parecer un absurdo, pero tampoco hay que olvidar que por el agua viajan la luz, el sonido, se transmite la electricidad, vibraciones, etc.., por lo menos es un elemento “que permite”, mejora, revitaliza y en definitiva es base de la vida.

Tenemos un caso que nos es familiar como vehículo de información espiritual, el caso del “ agua bendita”, que no es más que, “bien decir al agua”, en realidad no es más ni menos que por medio de la palabra transmitirle información al agua, en este caso es grabar en el líquido la protección de una autoridad superior o dotarla de ciertas cualidades favorables.

La ordenación y orientación adecuada de las moléculas del agua favorecen el tránsito de la energía en todas sus expresiones, calórica, eléctrica, vital, astral, etérica, psíquica, etc..., sería algo así como carretera bien construida y asfaltada que permite un tráfico más fluido y seguro.

La cohesión y coherencia de las moléculas de agua favorecen el cuerpo aúrico, es posible que contribuyan a tener un aura estable y sin perturbaciones necesario para protegernos de las influencias hostiles del entorno.

Es muy probable que la ordenación y orientación a la que tienden las moléculas sea determinante para que se grabe y registre con más o menos facilidad un tipo de información u otro, es muy posible que los pensamientos encajen mejor en un orden y los sentimientos en otro, al igual ocurrirá con diversos tipos de sensaciones y emociones, esto posiblemente abra una puerta a una interesante investigación. Ya hemos hablado del campo astral y las influencias de los astros sobre el agua, pero hemos dejado a nuestra Luna que afecta a los líquidos en su mecánica y dinámica por medio de la fuerza gravitatoria, además de los efectos que puede ejercer en interior de las moléculas de agua. Es evidente que la Luna tiene una fuerza notable sobre la vida en todos sus reinos, y desde siempre todos los estudios nos indican que en los días de Luna llena aparecen más lunáticos, más asesinatos, más violencia, y en general menos sentido común, menos racionalidad y una exaltación distorsionada de las emociones, es muy probable que el influjo e influencia de la Luna altere la débil tendencia a orientarse y ordenarse nuestros cuerpos las moléculas del agua, y con ello se distorsione la información que almacenan. No hay que olvidar que la información se transmite y procesa en nuestro cuerpo mediante señales electroquímicas, y es muy posible que a estos microniveles, la orientación y tendencia a ordenarse en cierto sentido si puede afectar a la transmisión correcta de éstas señales.

Es muy posible que una vez el agua graba cierta información se active algún tipo de señal y/o energía por supuesto muy sutil y desconocida que intervenga en el campo y en el plano espiritual.

En este tema cuanto más investigamos más preguntas e interrogantes aparecen y quedan por resolver, pero de una cosa si nos damos cuenta, “EL AGUA PARECE RELACIONAR A TODA LA VIDA”, la hace participe de un elemento en común, es el agua acaso quien dota de ALMA a la vida sea la especie que sea de cualquier reino, hemos visto que el agua es como el papel cobre el que escribir, el disco duro del ordenador que almacena datos, sin agua, la información de la vida no se transmite ni se transporta, como veis quedan muchas cuestiones por resolver, y tampoco hay que despreciar el simbolismo de la Luna con el Alma, y su regencia sobre los líquidos.
Esperemos avanzar más por el conocimiento esotérico desvelando el gran miestrio de la vida.

No hay comentarios.: